Aug 21, 2017 Last Updated 1:51 AM, May 23, 2017
Publicado en Noticias de Contacto
Leído 1197 Tiempo
Valore este artículo
(0 Votos)
Oportunidades de negocio con enfoque sustentable

Héctor Gutiérrez Cruz

México se encuentra entre los más destacados proveedores de minerales en el mundo y, por lo tanto, ocupa un lugar privilegiado en el corazón de la industria minera global, según reportan datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Nuestro país ocupa el segundo lugar a nivel mundial en la producción de plata, bismuto y fluorita; también tiene una importante aportación de arsénico, plomo, cadmio, antimonio, zinc, barita, grafito, molibdeno, sodio, diatomita, manganeso, sal, y se halla de manera relevante entre los primeros diez lugares en extracción de oro y cobre.
Estas sobresalientes posiciones no solamente reflejan las ventajas competitivas de nuestro país, también revelan otros aspectos esenciales para el desarrollo de esta industria: la infraestructura del país que permite facilitar las operaciones de comercio exterior, utilizando las carreteras, ferrocarriles o las redes de envíos.
Todo ello hace que México se encuentre sólo detrás de Estados Unidos, Canadá y Australia en términos de atractivo en este sector. De hecho, se ha convertido en el destino de inversión preferido en la industria minera en América Latina. Es por esto que es un sector estratégico para la economía mexicana y un atractivo para la inversión extranjera. La minería tiene presencia en 24 de las 32 entidades de la República Mexicana.
En 2009, a pesar de la crisis financiera internacional, México se mantuvo como uno de los destinos más atractivos y seguros para las compañías mineras a nivel mundial, por lo cual inversionistas tuvieron un enorme interés en las minas mexicanas. El reporte Behre Dolbear, publicado en 2010, coloca a México como el cuarto mejor destino en el mundo para la inversión en la minería entre una lista de 25 países y lo ubica como el primer lugar en la categoría del régimen fiscal.
Según reporta Honorato Herrera, gerente de desarrollo de negocios de la división MMM para Schneider Electric México, en su ensayo titulado Nuevo panorama de la minería en México: cuatro claves para el éxito, en 2013 la industria minera nacional generó un valor de 200 mil 946 millones de pesos, generó 337 mil 598 empleos directos y más de 1.6 millones de empleos indirectos de acuerdo con el reporte del Instituto Mexicano del seguro social (IMSS), con lo cual habría contribuido con el 4.9% del producto interno bruto (PIB) nacional.

Factores hacendarios

No obstante, en 2014 entró en vigor la reforma fiscal que agregó un impuesto del 7.5% al ingreso de las empresas mineras, y por segundo año consecutivo el precio internacional de los metales descendió. Esto, aunado a la fuerte competencia internacional, representó para los industriales de nuestro país un importante desafío que obligó a la industria minera local a replantear sus estrategias productivas para ser más eficientes ajustando sus planes de desarrollo.
Dicha medida hacendaria obligó a las empresas mineras que exploran y explotan minerales a incorporarse a un registro y ser domiciliadas en México, con lo que el gobierno federal se reservó la facultad de otorgar concesiones a empresas mineras privadas para las actividades de exploración y explotación. A decir de Mario A. Hernández, socio de práctica fiscal y legal de KPMG en México: “El tratamiento fiscal para las empresas mineras en México es el mismo que se aplica a compañías en otros sectores. Por ejemplo, el impuesto sobre la renta Corporativo es del 30% y un nuevo impuesto sobre dividendos del 10% ha sido establecido para el pago de utilidades generadas después de 2013. Dada la extensa red de tratados celebrados por México para evitar la doble tributación, las tasas de retención menores pueden estar disponibles, dependiendo del país de residencia de la persona y/o entidad que recibe los dividendos.”
Hernández añade que aunado a estos impuestos, las empresas mexicanas con empleados deben distribuir el 10% de su base lavable a los empleados como ‘participación en las utilidades’. “Muchas empresas mineras contratan a compañías extranjeras para construir o desarrollar sus proyectos, y a pesar de que dichas organizaciones no son residentes en México, sus empleados pueden estar sujetos al impuesto sobre la renta (ISR) en el país. Asimismo, las empresas mineras pagan derechos sobre las concesiones mineras con base en las hectáreas cubiertas. Los costos pueden fluctuar entre 0.44 y 9.50 dólares estadounidenses por hectárea de manera semestral al tomar en cuenta el período de propiedad de las concesiones. Estos montos pueden ser incrementados si el dueño de la concesión no está llevando a cabo trabajos de exploración o explotación sobre las superficies involucradas.”

mineria revista contacto 01

De cara a los retos actuales

Adicionalmente, hubo buenas noticias para las compañías mineras y es que el gobierno federal otorgó algunos incentivos fiscales y se pudieron beneficiar de las regulaciones tributarias ajustadas a estándares internacionales, del acceso a fuentes de capital a través de líneas de crédito y de un eficiente sistema de otorgamiento de derechos de exploración y explotación.
Las reformas implementadas en el sector energético tienen como objetivo la atracción de inversión extranjera, que estimula a las compañías de diversas partes del mundo a traer sus capitales y explorar en México, y por otra parte, nuestro país se ha integrado a una red de tratados de libre comercio. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en combinación con la Ley de Inversión Extranjera y la eliminación de muchos requisitos engorrosos, así como la eliminación de aranceles a la importación de equipo y maquinaria, ha abierto las oportunidades para facilitar el acceso de los productos minerales mexicanos en el mercado norteamericano y fortalecer a la industria en suelo mexicano.
En el territorio nacional la población continúa aumentando y con ella crecen urbanización y la industrialización, las cuales demandan recursos primarios, lo que sitúa a la minería en un papel fundamental en el desarrollo de la sociedad y su economía. Esta industria tiene ante sí el desafío de elevar su productividad al mismo tiempo que consume la menor cantidad posible de recursos.
“Del costo total de operación de una mina, entre el 25 y 30 por ciento proviene del consumo eléctrico, por lo tanto es necesario contar con el desarrollo tecnológico adecuado para reducir estos costos. En el momento en el que la rentabilidad disminuye, el enfoque y preocupación principal del minero es hacer más con menos recursos, implementando soluciones de automatización de procesos, monitoreo de la gestión energética, generación y análisis de datos para toma de decisiones apoyados con equipos de tecnología de punta”, apunta Honorato Herrera.

Sustentabilidad, pilar de la industria

Las compañías proveedoras de tecnología también encuentran una excelente oportunidad para formar sinergias con las empresas mineras, las cuales deben apoyarse en los avances tecnológicos para producir más con menos consumo. Adicionalmente, las estrategias de negocios de todas las partes interesadas deben tener siempre presente un enfoque sustentable.
Uno de los aspectos más trascendentes que se presentan con la globalización es la exigencia de los mercados internacionales en cuanto al cuidado del impacto ambiental, pues fenómenos como el calentamiento global han despertado la consciencia pública, que hoy ejerce más presión sobre las industrias para que se cumplan los estatutos internacionales y los compromisos para mitigar los efectos del deterioro ambiental.
Por lo tanto, es indispensable para las compañías mineras cumplir con los controles de gestión que establecen en México la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), así como con los estándares internacionales que regulan sobre la materia. Muchas empresas que conforman la industria minera en nuestro país ya están implementando modelos basados en las mejores prácticas para lograr la planificación y las operaciones de remoción sostenible, tratamiento adecuado y gestión de residuos, y la implementación de tecnologías eficientes de generación de energía en las minas.
“La minería es una de las industrias más fiscalizadas por su impacto ambiental, por lo que cada vez es más conveniente la implementación de fuentes renovables de generación de energía, como solar y eólica, que ayuden a disminuir los riesgos de contaminación en beneficio de sus trabajadores y medio ambiente. Del mismo modo, es importante garantizar la seguridad operacional dentro de la minas con la implementación de productos probados para el uso seguro de los operadores, sistemas de confinamiento seguro de residuos y control de accesos, así como monitoreo de personas, material y producto terminado”, añade Herrera.

mineria revista contacto 02

Integración con la sociedad

Cumplir con la responsabilidad social que corresponde a la industria y convivir en armonía con las comunidades es imprescindible. Conviene a las compañías mineras cuidar la relación existente entre la dirección y las delegaciones sindicales, así como implementar todas las medidas, equipos necesarios y asistencia médica para proveer de seguridad en las instalaciones a su personal, velando siempre por su integridad.
En México, ninguna empresa puede funcionar sin una licencia social para operar, lo que lleva a un mayor interés en mejorar la provisión de puestos de trabajo, infraestructura y servicios a las comunidades, así como una remuneración justa por el uso de la tierra. Al respecto, Mario A. Hernández asevera: “También se deben tomar en cuenta cuestiones relevantes como los pagos a los ejidos por el uso temporal de los terrenos, con el fin de tener acceso a las áreas cubiertas por las concesiones mineras. Cabe recordar que los ejidos son comunidades rurales que gobiernan el uso de la tierra de manera comunitaria para actividades primarias como la agricultura, la ganadería y la pesca. En algunos casos, como condición para el uso de la tierra, se suele exigir la contratación de miembros de los ejidos.”
Y a propósito de la oferta de trabajo, hay que recordar que la minería es una industria que debe mantenerse a la vanguardia, por lo tanto se presenta una buena oportunidad para emplear a jóvenes profesionales con habilidad, ingenio y conocimiento de las nuevas tecnologías para diseñar y operar nuevas formas de hacer negocios. Siempre es productivo aprovechar la experiencia técnica y de gestión junto con dinamismo e innovación.
Para hacer frente a la crisis económica y a la inseguridad, por iniciativa de la Secretaría de Economía desde 2014 se están formando clusters mineros en la República Mexicana, como el de Guerrero, Sonora, Durango y Sinaloa, que buscan integrar a toda la cadena de valor del sector, incluyendo instituciones académicas, proveedores y el gobierno.
Yussel González, en el sitio de internet de Expansión, se refiere al caso del estado de Guerrero: “Las empresas que busquen unirse al clúster como proveedores deben apostar por ofrecer servicios y productos especializados, como refacciones en lugar de servicios generales. El beneficio está en los ocho mil millones de pesos de gasto operativo anual que planean las mineras.”

mineria revista contacto 04

Del otro lado del túnel

De esta manera, se abren nuevas oportunidades de inversión y desarrollo en la industria minera. México ha desarrollado una especialización en la minería, con gran potencial técnico y de crecimiento, además de la alta calidad de los depósitos y del enorme potencial de minería aún no explorada, pues nuestro país guarda reservas de minerales estratégicos, algunos muy importantes para industrias como la aeroespacial, militar y electrónica.
Así concluye Honorato Herrera: “Con las más de 600 minas en operación en México, esto representa una gran oportunidad y un enorme reto para las empresas que estamos colaborando en su desarrollo. Y debido a esto, la modernización de las plantas productivas es un elemento clave para la reducción de costos a largo plazo, fomentar el crecimiento y la competitividad de la industria, así como para distribuir los beneficios del sector minero en México.” La minería será un sector estratégico para el futuro.

Referencias en internet
• Banco Base. Grupo Financiero Base. http://blog.bancobase.com/industria-minera-en-mexico-2016-tipo-de-cambio
• González, Yussel. “Minería: oportunidad de oro para Guerrero”, en Expansión. http://expansion.mx/economia/2016/05/03/mineria-oportunidad-de-oro-para-guerrero
• Hernández, Mario A. “Industria minera mexicana: oportunidad de oro para la inversión”, en Forbes México. http://www.forbes.com.mx/industria-minera-mexicana-oportunidad-de-oro-para-la-inversion/#gs.OU=7Brg
• Herrera, Honorato. “Nuevo panorama de la minería en México: 4 claves para el éxito”, en CIO América Latina. http://www.cioal.com/2015/05/20/nuevo-panorama-de-la-mineria-en-mexico/
• Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). http://cuentame.inegi.org.mx/economia/secundario/mineria/default.aspx?tema=E
• Secretaría de Economía. México, la mejor opción en la industria minera. www.economia-snci.gob.mx/sic_php/pages/bruselas/trade_links/.../maresp2010.pdf
• Trade Links, Lazos Comerciales. México, la mejor opción en la industria minera. www.economia-snci.gob.mx/sic_php/pages/bruselas/trade_links/.../maresp2010.pdf

Nota: en la edición de octubre–noviembre de Con Mantenimiento Productivo (accesible en línea) puede encontrar un artículo enfocado al desarrollo de talleres de mantenimeinto en la industria minera: www.conmantenimiento.com.mx.

Última modificación Domingo, 06 Noviembre 2016 11:25