Oct 22, 2017 Last Updated 1:51 AM, May 23, 2017

Laboratorio de un rezago general

Publicado en Noticias de Contacto
Leído 737 Tiempo
Valore este artículo
(1 Vote)

Los serios problemas para el futuro de la industria farmacéutica mexicana

Héctor J. Gutiérrez C.

El nivel económico y tecnológico de un país se mide —entre múltiples factores— por la inversión que hace en investigación y desarrollo tecnológico (I+D), y desde luego ese indicador dice mucho de lo que será el futuro de esa nación, si como México mantendrá su estatus dependiente o si comenzará a despegar para colocarse entre los actores que marcan los mejores niveles de vida, los nuevos mercados, el ahorro y potenciación de recursos ecológicos, el crecimiento empresarial vía el desarrollo del conocimiento aplicado.

Alenka Guzman 01La inversión en I+D tiene impacto en todos los sectores industriales, pero los pivotes son contados y uno de los que tiene mayor relevancia es el farmacéutico, descuidado por gobiernos pese a su alcance no sólo económico, también en seguridad nacional. En 2014 Alenka Guzmán Chávez, profesora de tiempo completo de la Universidad Autónoma Metropolitana–Iztapalapa, publicó el libro Propiedad intelectual y capacidades de innovación en la industria farmacéutica de Argentina, Brasil y México (Gedisa Editorial), en el que revisa el impacto de las políticas institucionales de los sectores público y privado, en la innovación farmacológica, el desarrollo de patentes, el alcance de mercados internacionales y la competitividad de las tres naciones mencionadas.

Hemos platicado con Alenka Guzmán para que comparta con nosotros su punto de vista respecto de las condiciones actuales del desarrollo de la innovación en la industria farmacéutica, y cómo se refleja en el desarrollo económico de México, y en general de América Latina.

Para comprender la trascendencia del tema, es necesario comenzar por una definición básica: la propiedad intelectual se refiere a los derechos de protección que el Estado otorga a los inventores, a sus nuevas ideas durante un periodo de tiempo para poder explotar industrialmente y comercialmente de manera monopólica. Las novedades pueden ser productos, procesos, diseños o cualquier otra forma de creación intelectual (libros, arte, música). Los derechos de propiedad intelectual (DPI) buscan dar certeza a todos a aquellos que deciden realizar inversiones en el esfuerzo de la investigación y desarrollo para idear, crear y elaborar novedades que puedan ser escaladas industrialmente. La propiedad intelectual bajo la forma de patentes, marcas, diseños industriales, derechos de autor son un incentivo para desarrollar innovación, recuperando la inversión inicial y obteniendo ganancias monopólicas durante la vigencia de la protección. Las patentes deben cumplir tres condiciones: la novedad, el escalamiento industrial y su revelación o difusión.

Por su parte, el sistema nacional de innovación (SNI) es el entramado de agentes e instituciones que orientan sus esfuerzos hacia la innovación. En un SNI se construyen vasos comunicantes entre las empresas, las instituciones privadas y públicas, la política industrial, el sistema financiero, el sistema educativo, para construir capacidades de aprendizaje, tecnológicas y de innovación. La finalidad es lograr un crecimiento sostenido y un bienestar social.

Contacto de Unión Empresarial (Ctct): En el panorama mundial, ¿en qué nivel se encuentra la industria farmacéutica mexicana y qué tan lejana está de la nación puntera en esta materia?

Alenka Guzmán (AG): Mediante la Organización Mundial del Comercio (OMC) se ha buscado la armonización de los derechos de propiedad intelectual de los países adscritos a esta organización internacional. En tal sentido, la mayoría de los países reformaron sus sistemas de propiedad intelectual al adoptar los Acuerdos de Derechos de Propiedad Intelectual Relativos al Comercio (ADPIC). No obstante, existen diferencias en países en la aplicación de estos derechos. Con respecto a México, éste adoptó los ADPIC en 1991, previo a la fecha que la OMC estableció para que los países miembros los adoptaran y a los diez años que se otorgó a países con menor nivel de desarrollo como India y China.

El sector farmacéutico mexicano se había caracterizado por producir genéricos en un sistema laxo de propiedad intelectual con algunas capacidades iniciales de innovación. El sector farmacéutico nacional había sido notificado en 1987 que contaba con diez años para emprender sus esfuerzos para operar en un sistema de propiedad intelectual fuerte, pero fueron sorprendidos en 1991 con la reforma.

Sin duda, el país líder en la innovación en la farmacéutica es Estados Unidos. México mantiene una enorme brecha tecnológica y de innovación con respecto a este país, otros países que destacan son Japón, Alemania, Suiza, Francia, Corea y otros emergentes, como India y China.

Ctct: ¿Cuáles son las causas de que México mantenga su rezago?

AG: Una de las razones más importantes que explica la enorme brecha tecnológica y de innovación es el bajo gasto que las empresas destinan a la investigación y desarrollo con relación a las ventas. Esto se asocia a un conjunto de factores sistémicos: la ausencia de una política industrial nacional en la farmacéutica; la falta de empresarios emprendedores en sentido schumpeteriano, innovadores [el economista moravo Joseph Alois Schumpeter, 1883–1950, acentuó la importancia del empresario y la innovación en la economía y propuso el concepto de destrucción creativa]; problemas para el acceso al financiamiento; falta de fortalecimiento en la formación de capital humano en los nuevos paradigmas como la biotecnología y la nanotecnología; débiles vínculos entre universidades y empresas; impotentes políticas públicas para fomentar la innovación. Así también, insuficientes capacidades de absorción del conocimiento desarrollado en el extranjero y que llega a México por la vía de las empresas transnacionales y transferencia tecnológica.

Ctct: ¿Qué impacto tiene el sistema de patentes en nuestro escenario económico actual?

AG: El sistema de patentes actual debería favorecer la innovación con derramas positivas en el crecimiento económico y bienestar de la población. Sin embargo, a 25 años de haberse adoptado los ADPIC, ni lo uno ni lo otra ha ocurrido de manera significativa. El reducido nivel de innovación, particularmente de patentes, tienen un efecto negativo en el crecimiento y el desarrollo económico del país. Uno de los indicadores que da cuenta de la dependencia tecnológica de México con respecto al extranjero es la relación entre el número de patentes solicitadas [en México] por extranjeros y el número de patentes solicitadas por nacionales. Más del 90% de las patentes son extranjeras.

Si consideramos a las patentes como indicador proxy de la tecnología que las empresas buscan comercializar en México, se revela la fragilidad tecnológica de nuestro país. La balanza comercial deficitaria en los sectores de alta tecnología también es un indicador más de la dependencia tecnológica. Las crisis sanitarias por las que ha pasado México, con altos costos para el PIB del país y para la salud de la población, han dado evidencia de un sistema de patentes que no es capaz de hacer uso de los Acuerdos de Doha [2001: fue una negociación para abrir —libres de aranceles— los mercados de los países desarrollados a los productos de naciones subdesarrolladas; entre los acuerdos estaba:] Particularmente, la posibilidad de producir temporalmente como genérico un medicamento de patente en caso de emergencia sanitaria, bajo la dirección gubernamental. La farmacéutica es sólo un ejemplo, pero hay muchas áreas en que podría analizarse efectos negativos.

Ctct: ¿El mercado de medicamentos está dominado por potencias farmacéuticas? ¿Hay lugar para la competitividad de la industria mexicana?

AG: Desafortunadamente, sí, las empresas farmacéuticas transnacionales dominan el mercado nacional de medicamentos patentados. Una vez vencida la patente, varias de éstas siguen estrategias para extender la vigencia de las patentes, con lo cual se limita el lanzamiento de productos genéricos por parte de empresas locales. En la misma situación, otras firmas farmacéuticas extranjeras deciden incursionar en el mercado de los genéricos, tomando provecho de las marcas de sus medicamentos. También algunas empresas extranjeras deciden comprar empresas nacionales exitosas en el mercado de genéricos.

En otros tiempos, las empresas locales abastecían el sector público y las extranjeras dominaban el mercado privado, pero actualmente esta situación ha cambiado, favoreciéndose cada vez más a las firmas farmacéuticas transnacionales, quienes poseen los medicamentos innovadores para el tratamiento terapéutico de viejas y nuevas enfermedades.

Para que las empresas extranjeras pudiesen vender sus medicamentos en el mercado mexicano tenían que cumplir con el requisito de [tener en territorio nacional una] planta [de producción]. Desde el gobierno de [Felipe] Calderón se eliminó este requisito, con lo cual se pueden importar los medicamentos necesarios. Sin embargo, esta medida tiene efectos negativos para el desarrollo industrial de la farmacéutica en el país, porque además de eliminar empleos y posibilidades de incorporar a profesionistas vinculados a ésta área, el país no aprovecha la derrama de conocimientos que pueden generar estas empresas. La presencia de transnacionales debe aprovecharse para lanzar proyectos conjuntos de investigación, que permitan retroalimentar a las empresas nacionales.

Sólo algunas empresas farmacéuticas nacionales destacan por sus esfuerzos en desarrollar productos innovadores en el área biofarmacéutica, con lo cual han logrado penetrar no sólo en los mercados nacionales sino internacionales. Pero estos esfuerzos son relativamente reducidos en el conjunto del sector farmacéutico.

libro propiedad intectual y capacidades de innovacion Gedisa

Ctct: En este sentido, ¿el SNI coadyuva a hacer frente al dominio de tales potencias industriales?

AG: No, porque el SNI está desarticulado, es débil y está sometido a un sistema de innovación transnacional.

Ctct: ¿Por qué incluye en el estudio Propiedad intelectual y capacidades de innovación en la industria farmacéutica de Argentina, Brasil y México a dichos países?

AG: Porque son países de la región que tienen niveles de crecimiento y desarrollo similares con diferencias importantes en la farmacéutica. Resalto el caso de Brasil porque es un país que elevó a nivel de su constitución a la industria farmacéutica como estratégica. Así, las políticas públicas se han orientado a apoyar por un lado la investigación y desarrollo para desarrollar innovación. Por el otro, para fomentar el desarrollo de capacidades en la industria de genéricos. Es un país que tiene muchos desafíos con una balanza comercial altamente deficitaria en este sector. Argentina es un país que hace varias décadas fue líder en la producción de genéricos en América Latina y aunque sus niveles de innovación son pobres, mantiene empresas nacionales con gran presencia en el mercado nacional.

De los tres países, Brasil ha desarrollado relativamente más capacidades de innovaciónn. Aunque si se les compara con otros países emergentes como India y China, los esfuerzos aún son reducidos. Argentina tiene potencial pero no se ha traducido en un incremento sustantivo de innovación.

México tampoco ha dado muestras en haber tomado provecho de un sistema fuerte de propiedad intelectual. Los beneficios que se anunciaron cuando se adoptaron los ADPIC incluían el fomento de la innovación local. Esto no ha ocurrido por las razones antes mencionadas. Este sistema fuerte de propiedad intelectual ha favorecido notablemente a las empresas extranjeras. La cultura de la propiedad intelectual aún no ha permeado el tejido empresarial y el gobierno no se ha esforzado por fomentarla, ni por ver otros factores sistémicos que puedan favorecer.

En Argentina y Brasil, las oficinas de propiedad intelectual han sido muy exigentes para evitar que las patentes se extiendan cuando no hay contundencia de innovación. Un dato que revela la diferencia de los sistemas de Argentina y México: el año pasado se presentaron cerca de seis mil solicitudes de patentes de extranjeros en el Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual (IMPI) correspondientes al sector farmacéutico y sólo 79 solicitudes de patentes en la oficina de patentes de Argentina.

Además, a Brasil se le debe reconocer su voz en los foros internacionales para reivindicar que el derecho a la salud de los pueblos está por encima de los derechos de propiedad intelectual. Por tanto, debe asegurarse el acceso a medicamentos en los países del sur. Este país ha fomentado la cooperación sur–sur. Es decir, ha logrado establecer la colaboración con algunos países emergentes como India para desarrollar productos farmacéuticos genéricos y avanzar en nuevos tratamientos terapéuticos para enfermedades que caracterizan los países en desarrollo.

Ctct: Dados los acontecimientos políticos, económicos y sociales de la actualidad, ¿cómo se ha modificado la infraestructura de la industria farmacéutica de los tres países en cuestión?

AG: En los tres países se ha registrado una modernización de la industria farmacéutica asociadas a las modificaciones en la regulación de los medicamentos genéricos y su registro. La figura de medicamentos “similares” ha desaparecido en los tres países para pasar a los genéricos, que han probado su bioequivalencia y biodisponibilidad. Sin embargo, aún hay muchos rezagos en las agendas pendientes.

Ctct: ¿Cuáles son los tipos de innovación en la industria farmacéutica que se encuentran hoy en México?

AG: Se supone que México es un mercado al que han penetrado varios medicamentos de nueva generación para tratar diferentes enfermedades.

Ctct: En su opinión, ¿qué dificultades encuentra la innovación en la industria farmacéutica de México y cómo se puede incentivar?

AG: Las empresas locales requieren de mayores montos de inversión. Se necesita avanzar en los puentes que aseguren los flujos de conocimiento de universidad–empresa. Lo anterior pasa porque las universidades puedan integrar en sus instituciones la legislación sobre propiedad intelectual y transferencia tecnológica, y que las empresas también destinen recursos para desarrollar conjuntamente con universidades y empresas innovación.

Ctct: ¿Cuáles son las perspectivas de las capacidades de innovación de la industria farmacéutica de México, Argentina y Brasil?

AG: Cuando se tiene un rezago tecnológico y de innovación tan importante como el de los tres países latinoamericanos, el esfuerzo en investigación y desarrollo y formación de capital humano especializado debe ser mucho mayor al de países líderes y otros emergentes que han logrado importantes avances. El desarrollo de capacidades tecnológicas y de innovación se vincula al desarrollo de sistemas de los sistemas nacionales de innovación y del sector farmacéutico.

Última modificación Martes, 21 Marzo 2017 17:47