Nov 18, 2017 Last Updated 9:25 PM, Nov 2, 2017
Blog
Noticias de Contacto

Noticias de Contacto (6)

Noticios de la revista Contacto

La representación mexicana de BSI Group cumple 15 años

Héctor J. Gutiérrez Cruz

Howard Kerr bsiSe requiere de un gran trabajo y magníficos resultados para que una empresa cumpla 15 años de trayectoria y mantenga robusta su presencia en el mercado. De hecho, la notoriedad de la representación en México de BSI Group ha sido tal que en junio de 2017, Howard Kerr, CEO de BSI Group, dejó por un momento sus ocupaciones en Londres para viajar a nuestro país y unirse a la celebración.

Kerr asevera que la clave del éxito de BSI Group es su origen: una organización incomparable ya que fue pionera en materia de normalización hace más de cien años, es decir, está en la base de un sinnúmero de normas de aseguramiento de la calidad. “Esto nos da la ventaja de ocupar una posición privilegiada también en cuanto a brindar las mejores soluciones de capacitación y certificación a nuestros clientes en México y en otras partes del mundo”, apunta el ejecutivo.

“Creo que inevitablemente México se comprometerá cada vez más con la normalización y sus empresas enfrentarán la responsabilidad de no sólo sobrevivir sino prosperar. Para ello, una valiosa estrategia es la resiliencia, y en BSI celebraremos nuestro aniversario compartiendo nuestro conocimiento con nuestros clientes en México.”

 

El lenguaje mundial de los negocios

Para Howard Kerr el enfoque de BSI en sus clientes y en sus requerimientos ha sido la clave para el desarrollo y el crecimiento de la compañía internacionalmente. Para ello, BSI Group contrata al personal más calificado del mercado y además le da un entrenamiento especializado a fin de asegurar los más altos niveles de calidad en el servicio. Kerr afirma con orgullo: “Hemos logrado establecer a BSI como líder en un escenario cada vez más competido y que se transforma constantemente”.

Entre los estándares de la calidad que maneja BSI Group en México destacan los de la industria médica y la fabricación de dispositivos para el sector salud, la industria aeroespacial, el sector automotriz, así como el de la seguridad informática. “Nuestro compromiso es brindar apoyo a las iniciativas para la creación de normas en todo el planeta, que está interconectado, de modo que una vez que se cumplan los requisitos de la norma, ésta tenga validez en todo el mundo y no tenga que validarse para cada mercado y región del planeta. Por lo tanto, el reto es crear normas que armonicen con los requerimientos de los diversos mercados, que todo el mundo reconozca y respete esas normas, de tal forma que las empresas puedan hacer negocios en igualdad de términos y con los más altos niveles de calidad”, explica Kerr.

Los retos en suelo mexicano

En cuanto al panorama en el mercado de nuestro país, el CEO de BSI considera que la sociedad y la economía mexicana son muy flexibles, se adaptan rápidamente a las circunstancias. “México es muy resiliente en el mundo cambiante. Por ejemplo, actualmente una preocupación es la seguridad informática, y la industria mexicana está actuando para protegerse en ese sentido. Otro ejemplo es que las políticas económicas de los Estados Unidos no tienen porqué afectar a la industria mexicana; las políticas pueden cambiar, ir y venir, pero los fundamentos de las normas de la calidad no cambian y ellas protegen a las empresas.”

Howard Kerr considera que México no se intimida ante las adversidades de la política económica internacional y está expandiendo sus relaciones comerciales en mercados de Asia–Pacífico y en los europeos, al tiempo que mantiene sus lazos con la región de Norteamérica. Para sostener ese crecimiento las bases las encontrará en los estándares internacionales de la calidad, pues sólo así podrá hacer negocios en igualdad de condiciones.

“Creo que inevitablemente México se comprometerá cada vez más con la normalización y sus empresas enfrentarán la responsabilidad de no sólo sobrevivir sino prosperar. Para ello, una valiosa estrategia es la resiliencia, y en BSI celebraremos nuestro aniversario compartiendo nuestro conocimiento con nuestros clientes en México.”

El compromiso de BSI Group —añade el entrevistado— es proporcionar cada día soluciones empresariales para las cadenas de suministro, la continuidad de los negocios, la seguridad informática, la gestión ambiental, incluso en los grandes temas éticos de nuestros tiempos como la administración a prueba de sobornos. “Tenemos que enfrentar estos retos, y eso es lo que el equipo de BSI Group en México está haciendo. Tenemos un fantástico equipo en México y no veo razón para que no tener éxito”, concluye Howard Kerr.

Fotografía: Connie Hurtado Laguerenn

Éxito a través del tiempoBSI 34 02

Estos 15 años de trayectoria de BSI en nuestro país han significado compartir conocimientos con los clientes, con los colaboradores y con los compañeros del equipo, afirma Eduardo Muñoz, presidente de BSI México.

“La globalización es inminente y el leguaje universal de los negocios, para que podamos competir en igualdad de oportunidades, son los estándares de la calidad. En BSI estamos enfocados, a través de nuestra variedad holística de servicios, en ayudar a las organizaciones a que prosperen, que pasen la prueba del tiempo, que es de lo que se trata la resiliencia organizacional, y permanezcan otros 15 años más”, enfatiza el ejecutivo de la firma global de normalización.

Muñoz asegura que en BSI han enfrentado una gran diversidad de retos, como aquella contingencia provocada por la influenza en 2009. “Tuvimos que poner a prueba nuestros planes de continuidad que nos permitieron seguir operando. Somos una organización muy flexible en el aspecto de todos los problemas sociales, económicos, políticos; siempre hay manera de seguir sirviendo a los clientes con la mayor calidad.”

La fórmula para mantener este nivel para BSI ha sido la importancia que le da a la satisfacción del cliente, en lograr que la excelencia sea un hábito para asegurar la prosperidad a través del tiempo. “Siempre tratamos de generar un valor único que nos distinga y que los clientes nos den su preferencia, entonces, a pesar de los retos sociales que enfrentamos en el país, seguimos creciendo. Seguiremos ayudando a las empresas a ser resilientes, evolucionaremos para dar nuevos servicios y generar nuevos estándares.”

Fotografía: Connie Hurtado Laguerenn

Los serios problemas para el futuro de la industria farmacéutica mexicana

Héctor J. Gutiérrez C.

El nivel económico y tecnológico de un país se mide —entre múltiples factores— por la inversión que hace en investigación y desarrollo tecnológico (I+D), y desde luego ese indicador dice mucho de lo que será el futuro de esa nación, si como México mantendrá su estatus dependiente o si comenzará a despegar para colocarse entre los actores que marcan los mejores niveles de vida, los nuevos mercados, el ahorro y potenciación de recursos ecológicos, el crecimiento empresarial vía el desarrollo del conocimiento aplicado.

Alenka Guzman 01La inversión en I+D tiene impacto en todos los sectores industriales, pero los pivotes son contados y uno de los que tiene mayor relevancia es el farmacéutico, descuidado por gobiernos pese a su alcance no sólo económico, también en seguridad nacional. En 2014 Alenka Guzmán Chávez, profesora de tiempo completo de la Universidad Autónoma Metropolitana–Iztapalapa, publicó el libro Propiedad intelectual y capacidades de innovación en la industria farmacéutica de Argentina, Brasil y México (Gedisa Editorial), en el que revisa el impacto de las políticas institucionales de los sectores público y privado, en la innovación farmacológica, el desarrollo de patentes, el alcance de mercados internacionales y la competitividad de las tres naciones mencionadas.

Hemos platicado con Alenka Guzmán para que comparta con nosotros su punto de vista respecto de las condiciones actuales del desarrollo de la innovación en la industria farmacéutica, y cómo se refleja en el desarrollo económico de México, y en general de América Latina.

Para comprender la trascendencia del tema, es necesario comenzar por una definición básica: la propiedad intelectual se refiere a los derechos de protección que el Estado otorga a los inventores, a sus nuevas ideas durante un periodo de tiempo para poder explotar industrialmente y comercialmente de manera monopólica. Las novedades pueden ser productos, procesos, diseños o cualquier otra forma de creación intelectual (libros, arte, música). Los derechos de propiedad intelectual (DPI) buscan dar certeza a todos a aquellos que deciden realizar inversiones en el esfuerzo de la investigación y desarrollo para idear, crear y elaborar novedades que puedan ser escaladas industrialmente. La propiedad intelectual bajo la forma de patentes, marcas, diseños industriales, derechos de autor son un incentivo para desarrollar innovación, recuperando la inversión inicial y obteniendo ganancias monopólicas durante la vigencia de la protección. Las patentes deben cumplir tres condiciones: la novedad, el escalamiento industrial y su revelación o difusión.

Por su parte, el sistema nacional de innovación (SNI) es el entramado de agentes e instituciones que orientan sus esfuerzos hacia la innovación. En un SNI se construyen vasos comunicantes entre las empresas, las instituciones privadas y públicas, la política industrial, el sistema financiero, el sistema educativo, para construir capacidades de aprendizaje, tecnológicas y de innovación. La finalidad es lograr un crecimiento sostenido y un bienestar social.

Contacto de Unión Empresarial (Ctct): En el panorama mundial, ¿en qué nivel se encuentra la industria farmacéutica mexicana y qué tan lejana está de la nación puntera en esta materia?

Alenka Guzmán (AG): Mediante la Organización Mundial del Comercio (OMC) se ha buscado la armonización de los derechos de propiedad intelectual de los países adscritos a esta organización internacional. En tal sentido, la mayoría de los países reformaron sus sistemas de propiedad intelectual al adoptar los Acuerdos de Derechos de Propiedad Intelectual Relativos al Comercio (ADPIC). No obstante, existen diferencias en países en la aplicación de estos derechos. Con respecto a México, éste adoptó los ADPIC en 1991, previo a la fecha que la OMC estableció para que los países miembros los adoptaran y a los diez años que se otorgó a países con menor nivel de desarrollo como India y China.

El sector farmacéutico mexicano se había caracterizado por producir genéricos en un sistema laxo de propiedad intelectual con algunas capacidades iniciales de innovación. El sector farmacéutico nacional había sido notificado en 1987 que contaba con diez años para emprender sus esfuerzos para operar en un sistema de propiedad intelectual fuerte, pero fueron sorprendidos en 1991 con la reforma.

Sin duda, el país líder en la innovación en la farmacéutica es Estados Unidos. México mantiene una enorme brecha tecnológica y de innovación con respecto a este país, otros países que destacan son Japón, Alemania, Suiza, Francia, Corea y otros emergentes, como India y China.

Ctct: ¿Cuáles son las causas de que México mantenga su rezago?

AG: Una de las razones más importantes que explica la enorme brecha tecnológica y de innovación es el bajo gasto que las empresas destinan a la investigación y desarrollo con relación a las ventas. Esto se asocia a un conjunto de factores sistémicos: la ausencia de una política industrial nacional en la farmacéutica; la falta de empresarios emprendedores en sentido schumpeteriano, innovadores [el economista moravo Joseph Alois Schumpeter, 1883–1950, acentuó la importancia del empresario y la innovación en la economía y propuso el concepto de destrucción creativa]; problemas para el acceso al financiamiento; falta de fortalecimiento en la formación de capital humano en los nuevos paradigmas como la biotecnología y la nanotecnología; débiles vínculos entre universidades y empresas; impotentes políticas públicas para fomentar la innovación. Así también, insuficientes capacidades de absorción del conocimiento desarrollado en el extranjero y que llega a México por la vía de las empresas transnacionales y transferencia tecnológica.

Ctct: ¿Qué impacto tiene el sistema de patentes en nuestro escenario económico actual?

AG: El sistema de patentes actual debería favorecer la innovación con derramas positivas en el crecimiento económico y bienestar de la población. Sin embargo, a 25 años de haberse adoptado los ADPIC, ni lo uno ni lo otra ha ocurrido de manera significativa. El reducido nivel de innovación, particularmente de patentes, tienen un efecto negativo en el crecimiento y el desarrollo económico del país. Uno de los indicadores que da cuenta de la dependencia tecnológica de México con respecto al extranjero es la relación entre el número de patentes solicitadas [en México] por extranjeros y el número de patentes solicitadas por nacionales. Más del 90% de las patentes son extranjeras.

Si consideramos a las patentes como indicador proxy de la tecnología que las empresas buscan comercializar en México, se revela la fragilidad tecnológica de nuestro país. La balanza comercial deficitaria en los sectores de alta tecnología también es un indicador más de la dependencia tecnológica. Las crisis sanitarias por las que ha pasado México, con altos costos para el PIB del país y para la salud de la población, han dado evidencia de un sistema de patentes que no es capaz de hacer uso de los Acuerdos de Doha [2001: fue una negociación para abrir —libres de aranceles— los mercados de los países desarrollados a los productos de naciones subdesarrolladas; entre los acuerdos estaba:] Particularmente, la posibilidad de producir temporalmente como genérico un medicamento de patente en caso de emergencia sanitaria, bajo la dirección gubernamental. La farmacéutica es sólo un ejemplo, pero hay muchas áreas en que podría analizarse efectos negativos.

Ctct: ¿El mercado de medicamentos está dominado por potencias farmacéuticas? ¿Hay lugar para la competitividad de la industria mexicana?

AG: Desafortunadamente, sí, las empresas farmacéuticas transnacionales dominan el mercado nacional de medicamentos patentados. Una vez vencida la patente, varias de éstas siguen estrategias para extender la vigencia de las patentes, con lo cual se limita el lanzamiento de productos genéricos por parte de empresas locales. En la misma situación, otras firmas farmacéuticas extranjeras deciden incursionar en el mercado de los genéricos, tomando provecho de las marcas de sus medicamentos. También algunas empresas extranjeras deciden comprar empresas nacionales exitosas en el mercado de genéricos.

En otros tiempos, las empresas locales abastecían el sector público y las extranjeras dominaban el mercado privado, pero actualmente esta situación ha cambiado, favoreciéndose cada vez más a las firmas farmacéuticas transnacionales, quienes poseen los medicamentos innovadores para el tratamiento terapéutico de viejas y nuevas enfermedades.

Para que las empresas extranjeras pudiesen vender sus medicamentos en el mercado mexicano tenían que cumplir con el requisito de [tener en territorio nacional una] planta [de producción]. Desde el gobierno de [Felipe] Calderón se eliminó este requisito, con lo cual se pueden importar los medicamentos necesarios. Sin embargo, esta medida tiene efectos negativos para el desarrollo industrial de la farmacéutica en el país, porque además de eliminar empleos y posibilidades de incorporar a profesionistas vinculados a ésta área, el país no aprovecha la derrama de conocimientos que pueden generar estas empresas. La presencia de transnacionales debe aprovecharse para lanzar proyectos conjuntos de investigación, que permitan retroalimentar a las empresas nacionales.

Sólo algunas empresas farmacéuticas nacionales destacan por sus esfuerzos en desarrollar productos innovadores en el área biofarmacéutica, con lo cual han logrado penetrar no sólo en los mercados nacionales sino internacionales. Pero estos esfuerzos son relativamente reducidos en el conjunto del sector farmacéutico.

libro propiedad intectual y capacidades de innovacion Gedisa

Ctct: En este sentido, ¿el SNI coadyuva a hacer frente al dominio de tales potencias industriales?

AG: No, porque el SNI está desarticulado, es débil y está sometido a un sistema de innovación transnacional.

Ctct: ¿Por qué incluye en el estudio Propiedad intelectual y capacidades de innovación en la industria farmacéutica de Argentina, Brasil y México a dichos países?

AG: Porque son países de la región que tienen niveles de crecimiento y desarrollo similares con diferencias importantes en la farmacéutica. Resalto el caso de Brasil porque es un país que elevó a nivel de su constitución a la industria farmacéutica como estratégica. Así, las políticas públicas se han orientado a apoyar por un lado la investigación y desarrollo para desarrollar innovación. Por el otro, para fomentar el desarrollo de capacidades en la industria de genéricos. Es un país que tiene muchos desafíos con una balanza comercial altamente deficitaria en este sector. Argentina es un país que hace varias décadas fue líder en la producción de genéricos en América Latina y aunque sus niveles de innovación son pobres, mantiene empresas nacionales con gran presencia en el mercado nacional.

De los tres países, Brasil ha desarrollado relativamente más capacidades de innovaciónn. Aunque si se les compara con otros países emergentes como India y China, los esfuerzos aún son reducidos. Argentina tiene potencial pero no se ha traducido en un incremento sustantivo de innovación.

México tampoco ha dado muestras en haber tomado provecho de un sistema fuerte de propiedad intelectual. Los beneficios que se anunciaron cuando se adoptaron los ADPIC incluían el fomento de la innovación local. Esto no ha ocurrido por las razones antes mencionadas. Este sistema fuerte de propiedad intelectual ha favorecido notablemente a las empresas extranjeras. La cultura de la propiedad intelectual aún no ha permeado el tejido empresarial y el gobierno no se ha esforzado por fomentarla, ni por ver otros factores sistémicos que puedan favorecer.

En Argentina y Brasil, las oficinas de propiedad intelectual han sido muy exigentes para evitar que las patentes se extiendan cuando no hay contundencia de innovación. Un dato que revela la diferencia de los sistemas de Argentina y México: el año pasado se presentaron cerca de seis mil solicitudes de patentes de extranjeros en el Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual (IMPI) correspondientes al sector farmacéutico y sólo 79 solicitudes de patentes en la oficina de patentes de Argentina.

Además, a Brasil se le debe reconocer su voz en los foros internacionales para reivindicar que el derecho a la salud de los pueblos está por encima de los derechos de propiedad intelectual. Por tanto, debe asegurarse el acceso a medicamentos en los países del sur. Este país ha fomentado la cooperación sur–sur. Es decir, ha logrado establecer la colaboración con algunos países emergentes como India para desarrollar productos farmacéuticos genéricos y avanzar en nuevos tratamientos terapéuticos para enfermedades que caracterizan los países en desarrollo.

Ctct: Dados los acontecimientos políticos, económicos y sociales de la actualidad, ¿cómo se ha modificado la infraestructura de la industria farmacéutica de los tres países en cuestión?

AG: En los tres países se ha registrado una modernización de la industria farmacéutica asociadas a las modificaciones en la regulación de los medicamentos genéricos y su registro. La figura de medicamentos “similares” ha desaparecido en los tres países para pasar a los genéricos, que han probado su bioequivalencia y biodisponibilidad. Sin embargo, aún hay muchos rezagos en las agendas pendientes.

Ctct: ¿Cuáles son los tipos de innovación en la industria farmacéutica que se encuentran hoy en México?

AG: Se supone que México es un mercado al que han penetrado varios medicamentos de nueva generación para tratar diferentes enfermedades.

Ctct: En su opinión, ¿qué dificultades encuentra la innovación en la industria farmacéutica de México y cómo se puede incentivar?

AG: Las empresas locales requieren de mayores montos de inversión. Se necesita avanzar en los puentes que aseguren los flujos de conocimiento de universidad–empresa. Lo anterior pasa porque las universidades puedan integrar en sus instituciones la legislación sobre propiedad intelectual y transferencia tecnológica, y que las empresas también destinen recursos para desarrollar conjuntamente con universidades y empresas innovación.

Ctct: ¿Cuáles son las perspectivas de las capacidades de innovación de la industria farmacéutica de México, Argentina y Brasil?

AG: Cuando se tiene un rezago tecnológico y de innovación tan importante como el de los tres países latinoamericanos, el esfuerzo en investigación y desarrollo y formación de capital humano especializado debe ser mucho mayor al de países líderes y otros emergentes que han logrado importantes avances. El desarrollo de capacidades tecnológicas y de innovación se vincula al desarrollo de sistemas de los sistemas nacionales de innovación y del sector farmacéutico.

Oportunidades de negocio con enfoque sustentable

Héctor Gutiérrez Cruz

México se encuentra entre los más destacados proveedores de minerales en el mundo y, por lo tanto, ocupa un lugar privilegiado en el corazón de la industria minera global, según reportan datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Nuestro país ocupa el segundo lugar a nivel mundial en la producción de plata, bismuto y fluorita; también tiene una importante aportación de arsénico, plomo, cadmio, antimonio, zinc, barita, grafito, molibdeno, sodio, diatomita, manganeso, sal, y se halla de manera relevante entre los primeros diez lugares en extracción de oro y cobre.
Estas sobresalientes posiciones no solamente reflejan las ventajas competitivas de nuestro país, también revelan otros aspectos esenciales para el desarrollo de esta industria: la infraestructura del país que permite facilitar las operaciones de comercio exterior, utilizando las carreteras, ferrocarriles o las redes de envíos.
Todo ello hace que México se encuentre sólo detrás de Estados Unidos, Canadá y Australia en términos de atractivo en este sector. De hecho, se ha convertido en el destino de inversión preferido en la industria minera en América Latina. Es por esto que es un sector estratégico para la economía mexicana y un atractivo para la inversión extranjera. La minería tiene presencia en 24 de las 32 entidades de la República Mexicana.
En 2009, a pesar de la crisis financiera internacional, México se mantuvo como uno de los destinos más atractivos y seguros para las compañías mineras a nivel mundial, por lo cual inversionistas tuvieron un enorme interés en las minas mexicanas. El reporte Behre Dolbear, publicado en 2010, coloca a México como el cuarto mejor destino en el mundo para la inversión en la minería entre una lista de 25 países y lo ubica como el primer lugar en la categoría del régimen fiscal.
Según reporta Honorato Herrera, gerente de desarrollo de negocios de la división MMM para Schneider Electric México, en su ensayo titulado Nuevo panorama de la minería en México: cuatro claves para el éxito, en 2013 la industria minera nacional generó un valor de 200 mil 946 millones de pesos, generó 337 mil 598 empleos directos y más de 1.6 millones de empleos indirectos de acuerdo con el reporte del Instituto Mexicano del seguro social (IMSS), con lo cual habría contribuido con el 4.9% del producto interno bruto (PIB) nacional.

Factores hacendarios

No obstante, en 2014 entró en vigor la reforma fiscal que agregó un impuesto del 7.5% al ingreso de las empresas mineras, y por segundo año consecutivo el precio internacional de los metales descendió. Esto, aunado a la fuerte competencia internacional, representó para los industriales de nuestro país un importante desafío que obligó a la industria minera local a replantear sus estrategias productivas para ser más eficientes ajustando sus planes de desarrollo.
Dicha medida hacendaria obligó a las empresas mineras que exploran y explotan minerales a incorporarse a un registro y ser domiciliadas en México, con lo que el gobierno federal se reservó la facultad de otorgar concesiones a empresas mineras privadas para las actividades de exploración y explotación. A decir de Mario A. Hernández, socio de práctica fiscal y legal de KPMG en México: “El tratamiento fiscal para las empresas mineras en México es el mismo que se aplica a compañías en otros sectores. Por ejemplo, el impuesto sobre la renta Corporativo es del 30% y un nuevo impuesto sobre dividendos del 10% ha sido establecido para el pago de utilidades generadas después de 2013. Dada la extensa red de tratados celebrados por México para evitar la doble tributación, las tasas de retención menores pueden estar disponibles, dependiendo del país de residencia de la persona y/o entidad que recibe los dividendos.”
Hernández añade que aunado a estos impuestos, las empresas mexicanas con empleados deben distribuir el 10% de su base lavable a los empleados como ‘participación en las utilidades’. “Muchas empresas mineras contratan a compañías extranjeras para construir o desarrollar sus proyectos, y a pesar de que dichas organizaciones no son residentes en México, sus empleados pueden estar sujetos al impuesto sobre la renta (ISR) en el país. Asimismo, las empresas mineras pagan derechos sobre las concesiones mineras con base en las hectáreas cubiertas. Los costos pueden fluctuar entre 0.44 y 9.50 dólares estadounidenses por hectárea de manera semestral al tomar en cuenta el período de propiedad de las concesiones. Estos montos pueden ser incrementados si el dueño de la concesión no está llevando a cabo trabajos de exploración o explotación sobre las superficies involucradas.”

mineria revista contacto 01

De cara a los retos actuales

Adicionalmente, hubo buenas noticias para las compañías mineras y es que el gobierno federal otorgó algunos incentivos fiscales y se pudieron beneficiar de las regulaciones tributarias ajustadas a estándares internacionales, del acceso a fuentes de capital a través de líneas de crédito y de un eficiente sistema de otorgamiento de derechos de exploración y explotación.
Las reformas implementadas en el sector energético tienen como objetivo la atracción de inversión extranjera, que estimula a las compañías de diversas partes del mundo a traer sus capitales y explorar en México, y por otra parte, nuestro país se ha integrado a una red de tratados de libre comercio. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en combinación con la Ley de Inversión Extranjera y la eliminación de muchos requisitos engorrosos, así como la eliminación de aranceles a la importación de equipo y maquinaria, ha abierto las oportunidades para facilitar el acceso de los productos minerales mexicanos en el mercado norteamericano y fortalecer a la industria en suelo mexicano.
En el territorio nacional la población continúa aumentando y con ella crecen urbanización y la industrialización, las cuales demandan recursos primarios, lo que sitúa a la minería en un papel fundamental en el desarrollo de la sociedad y su economía. Esta industria tiene ante sí el desafío de elevar su productividad al mismo tiempo que consume la menor cantidad posible de recursos.
“Del costo total de operación de una mina, entre el 25 y 30 por ciento proviene del consumo eléctrico, por lo tanto es necesario contar con el desarrollo tecnológico adecuado para reducir estos costos. En el momento en el que la rentabilidad disminuye, el enfoque y preocupación principal del minero es hacer más con menos recursos, implementando soluciones de automatización de procesos, monitoreo de la gestión energética, generación y análisis de datos para toma de decisiones apoyados con equipos de tecnología de punta”, apunta Honorato Herrera.

Sustentabilidad, pilar de la industria

Las compañías proveedoras de tecnología también encuentran una excelente oportunidad para formar sinergias con las empresas mineras, las cuales deben apoyarse en los avances tecnológicos para producir más con menos consumo. Adicionalmente, las estrategias de negocios de todas las partes interesadas deben tener siempre presente un enfoque sustentable.
Uno de los aspectos más trascendentes que se presentan con la globalización es la exigencia de los mercados internacionales en cuanto al cuidado del impacto ambiental, pues fenómenos como el calentamiento global han despertado la consciencia pública, que hoy ejerce más presión sobre las industrias para que se cumplan los estatutos internacionales y los compromisos para mitigar los efectos del deterioro ambiental.
Por lo tanto, es indispensable para las compañías mineras cumplir con los controles de gestión que establecen en México la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), así como con los estándares internacionales que regulan sobre la materia. Muchas empresas que conforman la industria minera en nuestro país ya están implementando modelos basados en las mejores prácticas para lograr la planificación y las operaciones de remoción sostenible, tratamiento adecuado y gestión de residuos, y la implementación de tecnologías eficientes de generación de energía en las minas.
“La minería es una de las industrias más fiscalizadas por su impacto ambiental, por lo que cada vez es más conveniente la implementación de fuentes renovables de generación de energía, como solar y eólica, que ayuden a disminuir los riesgos de contaminación en beneficio de sus trabajadores y medio ambiente. Del mismo modo, es importante garantizar la seguridad operacional dentro de la minas con la implementación de productos probados para el uso seguro de los operadores, sistemas de confinamiento seguro de residuos y control de accesos, así como monitoreo de personas, material y producto terminado”, añade Herrera.

mineria revista contacto 02

Integración con la sociedad

Cumplir con la responsabilidad social que corresponde a la industria y convivir en armonía con las comunidades es imprescindible. Conviene a las compañías mineras cuidar la relación existente entre la dirección y las delegaciones sindicales, así como implementar todas las medidas, equipos necesarios y asistencia médica para proveer de seguridad en las instalaciones a su personal, velando siempre por su integridad.
En México, ninguna empresa puede funcionar sin una licencia social para operar, lo que lleva a un mayor interés en mejorar la provisión de puestos de trabajo, infraestructura y servicios a las comunidades, así como una remuneración justa por el uso de la tierra. Al respecto, Mario A. Hernández asevera: “También se deben tomar en cuenta cuestiones relevantes como los pagos a los ejidos por el uso temporal de los terrenos, con el fin de tener acceso a las áreas cubiertas por las concesiones mineras. Cabe recordar que los ejidos son comunidades rurales que gobiernan el uso de la tierra de manera comunitaria para actividades primarias como la agricultura, la ganadería y la pesca. En algunos casos, como condición para el uso de la tierra, se suele exigir la contratación de miembros de los ejidos.”
Y a propósito de la oferta de trabajo, hay que recordar que la minería es una industria que debe mantenerse a la vanguardia, por lo tanto se presenta una buena oportunidad para emplear a jóvenes profesionales con habilidad, ingenio y conocimiento de las nuevas tecnologías para diseñar y operar nuevas formas de hacer negocios. Siempre es productivo aprovechar la experiencia técnica y de gestión junto con dinamismo e innovación.
Para hacer frente a la crisis económica y a la inseguridad, por iniciativa de la Secretaría de Economía desde 2014 se están formando clusters mineros en la República Mexicana, como el de Guerrero, Sonora, Durango y Sinaloa, que buscan integrar a toda la cadena de valor del sector, incluyendo instituciones académicas, proveedores y el gobierno.
Yussel González, en el sitio de internet de Expansión, se refiere al caso del estado de Guerrero: “Las empresas que busquen unirse al clúster como proveedores deben apostar por ofrecer servicios y productos especializados, como refacciones en lugar de servicios generales. El beneficio está en los ocho mil millones de pesos de gasto operativo anual que planean las mineras.”

mineria revista contacto 04

Del otro lado del túnel

De esta manera, se abren nuevas oportunidades de inversión y desarrollo en la industria minera. México ha desarrollado una especialización en la minería, con gran potencial técnico y de crecimiento, además de la alta calidad de los depósitos y del enorme potencial de minería aún no explorada, pues nuestro país guarda reservas de minerales estratégicos, algunos muy importantes para industrias como la aeroespacial, militar y electrónica.
Así concluye Honorato Herrera: “Con las más de 600 minas en operación en México, esto representa una gran oportunidad y un enorme reto para las empresas que estamos colaborando en su desarrollo. Y debido a esto, la modernización de las plantas productivas es un elemento clave para la reducción de costos a largo plazo, fomentar el crecimiento y la competitividad de la industria, así como para distribuir los beneficios del sector minero en México.” La minería será un sector estratégico para el futuro.

Referencias en internet
• Banco Base. Grupo Financiero Base. http://blog.bancobase.com/industria-minera-en-mexico-2016-tipo-de-cambio
• González, Yussel. “Minería: oportunidad de oro para Guerrero”, en Expansión. http://expansion.mx/economia/2016/05/03/mineria-oportunidad-de-oro-para-guerrero
• Hernández, Mario A. “Industria minera mexicana: oportunidad de oro para la inversión”, en Forbes México. http://www.forbes.com.mx/industria-minera-mexicana-oportunidad-de-oro-para-la-inversion/#gs.OU=7Brg
• Herrera, Honorato. “Nuevo panorama de la minería en México: 4 claves para el éxito”, en CIO América Latina. http://www.cioal.com/2015/05/20/nuevo-panorama-de-la-mineria-en-mexico/
• Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). http://cuentame.inegi.org.mx/economia/secundario/mineria/default.aspx?tema=E
• Secretaría de Economía. México, la mejor opción en la industria minera. www.economia-snci.gob.mx/sic_php/pages/bruselas/trade_links/.../maresp2010.pdf
• Trade Links, Lazos Comerciales. México, la mejor opción en la industria minera. www.economia-snci.gob.mx/sic_php/pages/bruselas/trade_links/.../maresp2010.pdf

Nota: en la edición de octubre–noviembre de Con Mantenimiento Productivo (accesible en línea) puede encontrar un artículo enfocado al desarrollo de talleres de mantenimeinto en la industria minera: www.conmantenimiento.com.mx.

Entrevista con Leonardo García Rojas

Héctor Gutiérrez Cruz

Desde la formación de las sociedades humanas se ha pretendido que en los mercados se ofrezcan productos de la más alta calidad, que garanticen la seguridad de los usuarios y la satisfacción de los consumidores. Las mejores prácticas empleadas para la generación de productos y servicios al paso del tiempo se convirtieron en estándares. Es así como en Inglaterra se formalizaron los controles que exigían altos niveles de calidad a la producción industrial a principios del siglo XX. De esta manera se constituyó British Standards Institution (BSI), que mediante la norma BS 5750 gestionaría el aseguramiento de la calidad. Con base en dicho estándar, en 1987 se publicó la norma ISO 9001 y de ella se crearon las normas dedicadas a asegurar los sistemas de la calidad de las operaciones en la aviación, la información, el medio ambiente y muchos otros ámbitos.

Leonardo García Rojas, instructor y auditor de BSI, explica que cuando se creó la norma ISO 9001, a través de sus asociados en los comités de especialidad, éstos trabajaron bajo el precepto de beneficiar a la comunidad internacional. “En ese momento no necesariamente se está representando un interés de un país, o de un sector, o de una industria, sino que se consolida precisamente en las necesidades de todos los países a través de todos sus expertos quienes trabajan en beneficio de la comunidad internacional. ¿Cómo se logra esto? La ISO obtiene todas estas buenas prácticas, todos estos estándares, a través de que los expertos aporten de manera gratuita su conocimiento, pues de esta forma se aseguran de que se llegue a estos consensos en beneficio de la comunidad internacional.”

leonardo garcia 3265 2

La industria no está obligada a adoptar esas prácticas internacionales por ley o por regulación, las adopta por cuenta propia para obtener los beneficios de lo que está funcionando bien en otros países, en otros sectores. Por lo tanto, la industria implementa las normas porque quiere ser más productiva, porque quiere expandir su mercado.

No es raro que los mercados atraviesen problemas financieros y ante ellos las empresas tienen que reaccionar y tienen que elevar su productividad y seguir teniendo ganancias. “¿Cómo lo hacen? Lo hacen a través de nuevos métodos, a través de nuevas formas. ¿Quiénes les garantiza que hay una forma en la que funcione? Estas normas internacionales.”

Preparados para lo inesperado

García opina que “desde su creación, la familia de normas ISO 9000 ha logrado que se puedan integrar las cadenas de valor y de suministro, ha apoyado por medio de estas mejores prácticas a hacer mejores productos y servicios, más seguros y con mayor calidad y desempeño. Esto es lo que se aprecia desde el lado del consumidor, y hacia el lado de la industria, ésta ha aumentado su efectividad y su productividad mediante estas herramientas que le han permitido esparcirse y crecer a lo largo de diferentes territorios, diferentes países”.

El entrevistado narra que son notorios los cambios que se han vivido a lo largo de la historia de la norma ISO 9001: “En sus inicios, la industria estaba dividida en regiones y así continuó hasta finales de los años 80, cuando la OCDE [Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos] percibió que sus países miembros tenían problemas económicos y realizó un estudio para conocer porqué fallaban las iniciativas de los gobiernos. Y encontraron algo muy interesante: una gran cantidad de iniciativas de gobiernos salían mucho tiempo después de lo que habían sido previstos, presentaban gastos muy por arriba del presupuesto y salían cuando ya no se requerían; pocos proyectos se cumplían en tiempo y forma.

“A partir de ello, crearon iniciativas para que sus miembros resolvieran esas necesidades. Este reporte desvela muchas necesidades de las empresas y de ahí nace lo que vendrá a ser el gobierno corporativo, que es parte de las leyes y las regulaciones. Esto en parte lo retoman las normas internacionales, los Comités internacionales, y lo integran para que las normas apoyen a la industria de forma natural, y así es como surge la necesidad de incluir procesos que hicieran más efectiva la operación de las empresas.”

Y es que normalmente existen elementos y variables que están fuera del control de las industrias, riesgos que no pueden ser controlados. “No vamos a evitar que llegue un huracán, una depreciación de la moneda, no vamos evitar que llegue una crisis económica, una posible guerra y que haya conflictos, pero lo que sí podemos hacer es que el impacto a nuestra empresa, a la generación de nuestro producto o servicio, sea más pequeña. En el momento en que nosotros gestionamos todas esas variables, vamos a hacer el impacto más pequeño. Quienes no están preparados en esta nueva filosofía de gestionar, van a tener que resolver la contingencia en el momento, van a tener tiempos de respuesta muy grandes y no van a poder atender las necesidades del mercado. Para aquellas que sí gestionan, van a tener esta oportunidad, van a tener esa ventaja competitiva; en el momento en que tengan una eventualidad van a poder reaccionar con productos o con servicios de alta calidad”, asevera.

El paso por la versión 2008

García Rojas señala que a lo largo de la historia de la norma, ISO 9001 ha solventado no nada más lo referente a los productos o servicios, también lo que concierne a las leyes, las regulaciones, los inversionistas, la comunidad y el medio ambiente. Así pues, García identifica la inclusión de procesos en la norma en la versión 2000 como un primer momento trascendente en el manejo de riesgos y oportunidades.

leonardo grcia 3239

Las normas se conformaban por ‘islas de conocimiento’, es decir, “las mismas normas definían cosas que eran similares, por ejemplo algo tan sencillo como control de documentos, cada especialidad definía lo que quería. Esto empezó a ser un problema porque las organizaciones tenían que trabajar tantas veces como sistemas certificados o como especialidades tuvieran en procesos”. Por ello la versión 2008 fue una versión de transición en la que maduraron los procesos, y base hacia una de gestión y vocabulario que unifica sistemas de gestión.

“En ella nació una especificación de requerimientos comunes de gestión y vocabulario unificado, que es lo que vamos a conocer como ‘estructura de alto nivel’, definida en el anexo SL del procedimiento oficial a seguir para el desarrollo de estándares internacionales, donde vamos hablar de requerimientos de gestión de la dirección, responsabilidades de la dirección, estructura documental, etc. Todo eso lo ponemos en un solo punto.”

Un beneficio destacable es que en el momento en que se presente una especialidad, cualquiera que ésta sea, ya no es necesario trabajar la parte de gestión. De esta forma, los sistemas nacen de manera naturalmente integrados, ya no tiene que haber un retrabajo para integrarlos, ya no tiene que haber proyectos, no va a haber ‘islas de información’ aisladas. Adicionalmente, de esta manera se eliminan muchos gastos y el trabajo se enfoca en el corazón del negocio, lo que redunda en la productividad.

El siguiente paso de la evolución

Así es como naturalmente la norma ISO 9001 se consolidó en la más reciente versión 2015, adaptándose a las necesidades que trae consigo la globalización, donde la competencia está a un clic de distancia. De esta manera, el estándar da respuesta a las necesidades sobre productos, servicios, mercados globalizados, inclusión de cadenas de valor, cadenas de suministro; se incluyen las de todos los tamaños y hace especial énfasis en el impulso a la competitividad.

Cabe destacar que esta nueva edición está previendo que la estructura de gestión, es decir, los requerimientos de información documentada, acciones correctivas, gestión de riesgos, revisión por la dirección, auditoría interna, todo lo que conforma la estructura, sea vigente por los siguientes 25 años.

“Ahora, hablemos de la parte específica de la calidad, todo lo que tiene que ver con la parte de generación del producto, desde el diseño hasta la entrega, pasando por producción, por quejas, etc. Toda esa parte nos va a durar diez años que es cuando se prevé que las necesidades en temas de la calidad podrían cambiar a nivel mundial”, explica García Rojas.

Subraya que uno de los principales objetivos de la actualización de la norma es incluir todo tipo de industria y empresas de todos los tamaños en la cadena de valor, porque muchas veces empresas que generaban muy buenos productos no tenían esa oportunidad de competir a nivel internacional. “Las empresas que no han estado participando ya de estas prácticas van a poderlas tomar y se van a poder incluir en esas cadenas de suministro y de valor.”

Puesto que los procesos de implementación y madurez de la práctica toma algunos años, se considera que en 2020 ya se podrá ver en plenitud el impacto de esta versión en la productividad de las empresas.

Adecuaciones para la transición

Los aspectos relativos a procesos permanecerán sin cambios, ya que esto es la especialidad de la norma. Empero, un gran cambio se refiere a considerar seriamente los riesgos implícitos en la producción, como los inherentes al outsourcing.

“Si nosotros producimos podemos controlar todos los elementos de la producción, pero si utilizamos maquila o outsourcing, es otra la forma de controlar el proceso y eso es un riesgo porque podemos tener productos que no cumplan con todas las especificaciones y el cliente nos los puede rechazar. Y eso significa que vamos a tener pérdidas. En el momento en el que cambiamos este punto de base riesgo vamos a empezar a gestionar. Van a pasar de ser sistemas estáticos o que no manejaban riesgos de forma convencional, a ser sistemas dinámicos que se van a tener que adecuar a las necesidades, al contexto, a temas que vayan cambiando como son los regulatorios, legales, contractuales, de clientes, de quejas, de ambiente, de lo que sea.”

Otro punto importante es que en este contexto de administración de riesgo, se tendrán que integrar la gestión estratégica con la parte de resultados y el propósito de la organización, es decir, se concentrará la atención en el negocio, en sus resultados y que el modelo de la calidad trabaje alineado con la dirección estratégica, a fin de que sea la herramienta principal para lograr los objetivos estratégicos de la industria.

Definición de los alcances

Para un sistema que está naciendo, el alcance viene dado por el contexto de la organización. El contexto lo define su entorno de operación integral: regulatorio, contractual, de mercado, de inversionistas, etc. El instructor de BSI explica: “A partir de eso tenemos que definir el propósito, es decir, qué es lo que hace la industria, la empresa, ya sea en productos o servicios, su dirección estratégica directamente, y los resultados, es decir, a dónde se quiere llegar. Con base en estos cuatro puntos definimos el alcance. Esa es la nueva forma de definir el alcance y es un requerimiento de la norma.”

linea de produccion

Para las empresas que están certificadas, el alcance de los procesos vitales para la producción tendrán que contemplarse desde el punto de vista del contexto: legal, regulatorio, contractual, de inversionistas, etc. “Eso va a hacer que sus procesos en el alcance de la certificación ahora sean dinámicos, porque el surgimiento de una nueva ley que afecte a un determinado sector industrial, un riesgo tal como un huracán, una nueva regulación, un nuevo contrato imprevisto, o cualquier otro factor que no estaba contemplado dentro del sistema, ahora se puede integrar al mismo, y eso permite que tu sistema responda a las diversas necesidades que vayan surgiendo y se esté actualizando según se requiera”, declara el especialista.

Y ahí se descubren dos escenarios con una separación abismal: una empresa que está certificada y otra que no lo está; el resultado final para la primera será más consistente pues cuenta con una herramienta estratégica que procura que se obtengan los objetivos de forma sistemática, siempre vigilando su alineación con el propósito del negocio.

Estructura de alto nivel

A partir de la emisión de esta nueva versión de la norma, todos los demás estándares asociados a la ISO 9001 van a cambiar. Y regresamos al precepto: lo que es la estructura de alto nivel se libera en enero de 2012 cuando por orden de la ISO, todas las nuevas normas internacionales y sistemas de gestión —cualquiera que sea su especialidad— deben apegarse a la estructura, lo mismo que todas las nuevas versiones de normas existentes —caso 9001 y 27001. Es decir, todas están migrando y en cuatro o cinco años —que es más o menos el tiempo que tardan en actualizarse las normas de sistemas de gestión tipo ISO— van a tener la misma estructura.

Leonardo García detalla: “La primera norma que se apega por versión existente, es la norma de seguridad de la información ISO 27001 versión 2013. La nueva versión de ISO 9001 ya tiene estructura de alto nivel. Otra norma que desde su origen fue desarrollada bajo la misma estructura es ISO 22301. Son algunos ejemplos, pero todas las nuevas versiones o las nuevas normas internacionales deben de tener esta misma filosofía.” De tal suerte que la integración de los modelos de gestión se da de manera natural.

Efectivamente, existen variables que escapan al control de las empresas, pero la anticipación a los riesgos fortalece la efectividad de las operaciones de la empresa, lo que posteriormente impactará positivamente en la competitividad, la productividad y la rentabilidad del negocio. Las normas se adaptarán a los cambios que experimenta el mundo y a las nuevas necesidades económicas y sociales. Y así concluye García Rojas: “BSI Group estará presente para brindar su apoyo total a la industria a través de todos sus productos, pues mantenerse a la vanguardia y brindar su asistencia es el ADN natural de este organismo certificador.”

 

Certificación STAR para la protección de información en la nube

Por Héctor Gutiérrez Cruz

Las organizaciones han necesitado proteger la información

Las organizaciones han necesitado proteger la información importante para sus operaciones, y en esta época en que el flujo de información es abundante debido a que millones de personas se conectan diariamente a la red mundial, las posibles amenazas también aumentan, por lo que las medidas de seguridad se vuelven una prioridad, especialmente para aquellas empresas que guardan archivos valiosos en la nube.
La protección de la información como una norma surgió a mediados de los 80, se convirtió en estándar británico BS 7799, y en 2005 adquirió carácter de norma internacional en la forma de ISO 27001, siendo hasta hoy la referencia en la materia. De acuerdo con Leonardo García Rojas, auditor líder e instructor en BSI Group México, los procesos de la norma 27001 se enfocan principalmente en la protección de la información a través de la gestión del riesgo.
“La norma ISO 27001 se apoya en acciones correctivas, preventivas, auditoría interna, revisión de la dirección, todo lo que es la parte de la mejora continua, control de documentos y control de registros. Esos serían los procesos base de gestión; después de ahí viene la gestión de riesgo y el plan de tratamiento de riesgo, así como los planes que mitigarán el riesgo de acuerdo con el tipo de tratamiento de riesgo que se elija.
“Dependiendo del balance que dé la necesidad de riesgo en la organización, van a aplicar los controles de la norma. Para eso, la norma ISO 27001 nos provee de 114 controles en 14 dominios diferentes, que van desde las políticas, los recursos humanos, la parte de seguridad física y ambiental, el control de proveedores, el control de operaciones, hasta las telecomunicaciones, la criptografía, el desarrollo, la continuidad del negocio, la parte legal, la capacidad de respuesta a incidentes, entre otros. La profundidad de los controles la va a dar realmente la mitigación de riesgos.”

La norma enriquecida
La premisa fundamental de la ISO 27001 es proteger la información con la cual la organización toma decisiones, y se protegen tres características básicas: confidencialidad, integridad y disponibilidad. La información puede estar contenida en una computadora, en un archivo digital, en un documento impreso en papel, incluso puede estar documentada en un video, y puede estar representada en el conocimiento de las personas en la organización. La norma tiene dominios especializados para la seguridad de la información en diferentes ámbitos.
“Por ejemplo, operaciones de cómputo, operaciones de telecomunicaciones, desarrollo de sistemas, criptografía, control de acceso lógico; esos serían de los más especializados, específicamente. Como un sistema que enriquezca a la ISO 27001, y para mitigar riesgos en los servicios de cómputo en la nube, en 2013 surgió la Certificación STAR, por sus siglas en inglés de Security, Trust & Assurance Registry, como iniciativa de BSI y el Cloud Security Alliance (CSA), una organización no lucrativa que promueve las mejores prácticas de seguridad en el cómputo en la nube.
“Cuando una empresa quiere hacer uso de servicios de cómputo en la nube, se pregunta: ‘¿Dónde voy a poner mi información? ¿Con qué proveedor? ¿Me la estarán protegiendo? ¿Cumpliré con los mecanismos a los que estoy obligado legalmente?’ Todas esas necesidades del mercado, todas esas preocupaciones que tienen los consumidores de servicios en la nube son contempladas por la Certificación STAR.”

revista conacto bsi clouding 400Seguridad en la nube
Leonardo García explica que Cloud Security Alliance creó la Cloud Control Matrix (matriz de controles en la nube), que especifica los controles que son relevantes para la seguridad de la información de servicios de cómputo en la nube. Por su parte, BSI retomó el esquema de certificación para que a partir de la base de sistemas de gestión con base en ISO 27001, y junto con Cloud Control Matrix, “se complete una serie de controles específicos para la operación de servicios de la nube, que dan certeza a sus consumidores aniquilando todas esas inquietudes que tienen, en el sentido de los riesgos con los que tienen que lidiar en el diario manejo de su información”.
Así pues, la certificación es voluntaria y está dirigida a todos los servicios que se proveen como parte de la proveeduría de la nube: plataforma como infraestructura como servicio, plataforma como servicio, y software como servicio. No necesariamente es específica para servicios de almacenamiento, más bien para toda la gama de los productos actuales y futuros que se puedan desarrollar como parte de la entrega de servicios de la nube y en las diferentes modalidades de nubes privadas, nubes públicas o nubes híbridas.
Para obtener la Certificación STAR, en primer lugar se debe contar con el compromiso de la alta dirección para introducir exitosamente el sistema de gestión, contando con el apoyo de gerentes y personal responsable de los procesos clave. Adicionalmente, se debe tener la certificación en ISO 27001 con el mismo alcance del servicio que se desea certificar en STAR, y se tienen que revisar los sistemas y procesos en uso en ese momento para después compararlos con los requerimientos de Cloud Control Matrix.
“En promedio, para una empresa que no tenga un sistema de gestión implantado, que empiece desde cero, con un servicio mediano, requeriría entre ocho y doce meses para llegar a la Certificación STAR. De ahí que la implementación y certificación dependerá del alcance y del número de servicios que tenga.”

En las nubes

Leonardo García Rojas, auditor líder e instructor en BSI Group México, explica los distintos tipos de nubes que existen:

• Nube pública (por ejemplo, Dropbox) es aquella donde podemos almacenar nuestra información abriendo una cuenta y ya. La mayoría de esos servicios se ofrecen de manera gratuita. Existe un contrato con términos y condiciones, sin embargo, la mayoría de la veces para proteger al proveedor de ese servicio y no necesariamente al usuario. En este tipo de nube no sabemos qué controles de seguridad se tienen. A pesar de que muchas veces hay servicios públicos muy buenos, no sabemos los controles de seguridad con los que cuentan, no sabemos si realmente están garantizando que mantienen nuestra información privada, ni tenemos certeza de su manejo.

• La nube privada depende de una empresa que pone su propia infraestructura para proveer servicios a sus usuarios internos, o cuando contrata a un tercero para que le provea sus servicios a través de un contrato específico. Cuenta con controles de seguridad claros para las partes.

• Una nube híbrida a veces se comporta como una entidad de servicios públicos, otras como una empresa que provee el servicio de nube privada.


Diferenciador en el mercado
La Certificación STAR otorga tres niveles de madurez, es por eso que el nivel que la empresa certificada obtenga como STAR puede ser bronce, plata u oro, correlacionado con el nivel de garantía de los propios servicios que se ofrezca a los consumidores finales, explica Leonardo García. El nivel que alcance dependerá del empeño que la compañía ponga en madurar sus controles. “Entre más avancen dentro de la parte clasificada como oro, que es el nivel más alto, mayor será la garantía que den los proveedores de servicios de la nube a sus consumidores, y eso precisamente será lo que los consumidores exigirán, pues cada vez les van a pedir que lleguen más arriba, a pesar de que el proveedor ya esté en el nivel oro.”
A decir de García, la Certificación STAR es un elemento diferenciador que distingue a la empresa, a sus productos y servicios en el mercado, porque gran parte de las preocupaciones de los clientes son los riesgos de poner la información en la nube. “En el momento en que se cuenta con los controles de Cloud Control Matrix, todo bajo contrato, se da la certeza de que los sistemas de seguridad son robustos y de que tienen una enorme ventaja competitiva en relación con otros proveedores del mismo servicio.”
Afirma que este impacto positivo lo han podido ver en las 11 empresas internacionales certificadas dentro de este esquema de BSI, que ya se encuentra en México, donde varias empresas que ya cuentan con la certificación ISO 27001 están interesadas en ampliar la seguridad que ofrecen a los servicios de cómputo en la nube.
“En cuanto a la Certificación STAR, BSI es pionero en este tipo de certificaciones, es la única que existe en el mundo y desde México estamos trabajando en específico todo el mercado de América Latina. México va como punta de lanza al calificar personal, auditores y entrenadores para este tipo de certificación, a fin de garantizar los servicios STAR a nuestros clientes”, finaliza.

AB Estudio de Comunicación recibe el Eagle Award, como la agencia de relaciones públicas del año

AB Estudio de Comunicación fue galardonada con el Eagle Award, designándola así como la “Agencia de relaciones públicas del año”, por un jurado internacional que premió con dichos reconocimientos a lo mejor de la mercadotecnia, la publicidad y la comunicación.

El presidente y director general de AB Estudio de Comunicación, Manuel Alonso Coratella, recibió el mencionado reconocimiento, uno más en los 51 años de trayectoria de esta agencia de comunicación y relaciones públicas, la más antigua de México que sigue en propiedad de la familia fundadora.

Reconocimiento a AB 1 02“Nos sentimos sumamente complacidos de recibir tan prestigiado reconocimiento, el que compartimos con todos aquellos que han depositado su confianza en nuestra firma, como clientes, medios y diversas organizaciones; en especial con nuestros colaboradores: sin ellos esto no hubiera sido posible”, dijo Alonso.
Agregó Carlos Bonilla, socio de la compañía: “En la larga trayectoria de la agencia, siempre nos hemos posicionado entre las primeras firmas de esta especialidad en México, por servir a clientes de los llamados ‘blue chip’, marcas globales líderes en su ámbito, que requieren de estrategias de posicionamiento, y de la gestión y protección de su reputación corporativa.”

AB Estudio de Comunicación tiene su origen en Alonso y Asociados, una de las primeras agencias de relaciones públicas que se formó en México, fundada en 1963 por don Manuel Alonso Muñoz, uno de los profesionales más destacados en el campo de la comunicación social y las relaciones públicas. En la víspera del Tratado de Libre Comercio de América del Norte de 1994, y ante la oportunidad de aprovechar las oportunidades de crecimiento que este acuerdo brindaría, Alonso y Asociados se asoció (1992) con GCI, brazo de relaciones públicas de Grey Advertising de Nueva York, agencia que finalmente compraría el total de las acciones.

Fue entonces cuando se incorporó como socio Carlos Bonilla, y así, en 2000, se constituyó AB Comunicación. Hace tres años, con el fin de tener una participación más poderosa en el ámbito regional, Estudio de Comunicación, la agencia más importante de España, y AB Comunicación, decidieron asociarse e integrar una red de oficinas que cubre los principales países de Iberoamérica.
AB Estudio de Comunicación ha manejado más de mil quinientos proyectos de comunicación para organizaciones sociales y de los ramos empresariales de la industria farmecéutica, el turismo, la tecnología, la energía, las finanzas y el consumo, por mencionar a algunas.